Travel October 24, 2019
6 razones por las cuales debes estudiar en Europa

6 razones por las cuales debes estudiar en Europa

Vivir en el extranjero es una de las experiencias más enriquecedoras que un estudiante puede tener en su vida. Pero, por otro lado, estudiar en el extranjero es una decisión difícil de tomar.

Elegir el destino, universidad, encontrar alojamiento, ver cuáles son las mejores universidades, aplicar a una visa, todo esto y más supone mucho tiempo y esfuerzo. Pero al final merece la pena el tiempo que inviertes, ya que una vez que estás allí, te darás cuenta que es una de las mejores decisiones que has tomado en tu vida.

La mayoría de estudiantes eligen Europa debido a toda la experiencia que les puede proporcionar: tanto en los ámbitos personal y laboral como en lo relativo a diversidad cultural, facilidades para estudiar, nuevos idiomas o beneficios financieros.

Estas son únicamente algunas de las razones por las cuales es tan famoso este continente. La mayoría de las ciudades europeas además de brindarles dichos beneficios a los estudiantes, les permite tener una alta calidad de vida en cuanto a salir y experimentar la vida más allá de estudiar.

La mayoría de ciudades europeas tienen algo sorprendente que ofrecer, cada una tiene una historia, cultura, gastronomía e idioma. Mudarte a vivir aquí es una gran oportunidad para abrir tu mente y cambiar tu vida como estudiante. Es por eso que el día de hoy quiero compartir con ustedes las razones por las cuales deberíais estudiar aquí.

1. Mejores perspectivas de carrera

Hoy en día grandes y pequeñas empresas invierten en el mercado internacional ya que necesitan estudiantes recién graduados que se muevan al ritmo de este mundo tan cambiante, ya sea por manejo de idiomas o conocimiento de otras culturas. Los empleadores valoran cada vez más una experiencia de estudio internacional al contratar. Al estudiar en Europa, obtendrás las habilidades, el conocimiento y la experiencia que los empleadores buscan.

Del mismo modo algunos países europeos se esforzarán en convencerte cuando termines tus estudios de que te quedes. Hay muchas posibilidades de que obtengas una oferta de trabajo y puedas quedarte por más tiempo. Si, por el contrario, quieres regresar a tu país de origen también verás cómo puedes optar a mayores alternativas laborales gracias a esta experiencia.

Por otro lado, a medida que empieces a avanzar en tu carrera, irás conociendo una gran cantidad de contactos dentro de la industria elegida.  Por lo tanto, asistir a muchas reuniones de redes (networkings) será de gran ayuda para tu carrera profesional. Asegúrate de agregar a las personas que conoces a tus plataformas de redes sociales como LinkedIn para que puedas mantenerte en contacto. Tal vez más adelante serán de gran ayuda.

2. Estudiar idiomas

La mayoría de estudiantes que se mudan al extranjero se trasladan a un área donde tal vez no conozcan el idioma nativo. Pero, ¿sabías que la mayoría de los países europeos también ofrecen programas de estudio en inglés? Tienes la oportunidad de estudiar programas de grado o máster tanto en inglés como en otros idiomas: español, francés, alemán, italiano…

Del mismo modo, además de aprender un segundo idioma, estudiar en Europa te permitirá mejorarlo, así como te dará la oportunidad de aprender otros idiomas nuevos. Te sumergirás dentro de muchas culturas que hablan la misma lengua que estás aprendiendo.

Aprender nuevos idiomas siempre es útil y demuestra la voluntad de aprender y explorar, y hoy en día vale la pena agregar uno o dos idiomas adicionales a tu CV.

3. Experiencia cultural.

Estudiar en algún lugar como Europa incrementa tus niveles de autoconfianza y madurez. El hecho de estar inmerso en un ambiente con gran variedad de culturas y ciudades hace que puedas tener una idea del mundo global. Al marcharse de casa los estudiantes no sólo ganan conocimientos, el día a día los va convirtiendo en personas más independientes y capaces de valerse por sí mismos.  

Por un lado, la variedad de culturas y ciudades europeas te permite tener un mayor conocimiento acerca de cómo funciona el mercado global. Por otro lado, trabajar o estudiar con personas de  diferentes culturas te enseñará a abrir tu mente y aceptar los puntos de vista de los demás. Es una oportunidad única en la vida para descubrir tanto nuevos países como a tí mismo.

Del mismo modo, estudiar para un programa de grado o maestría, es una experiencia aventurera y educativa. Tendrás la oportunidad de aprender no solo sobre el curso elegido, sino también sobre la historia y la vida de Europa. Podrás visitar muchos lugares y ciudades que quizás no haya visitado anteriormente. Puede ser una experiencia reveladora que te dejará con ganas de más.

4. Hacer amigos de todo el mundo.

Tener la posibilidad de estudiar en Europa te brinda la oportunidad de hacer amigos alrededor del mundo. En el extranjero, no sólo conoces personas nativas del sitio donde estás estudiando, sino también otros estudiantes internacionales que están tan lejos de sus casas como tú.

Es posible que hayas escuchado que algunas personas lidian con la nostalgia o algún grado de conmoción cultural cuando llegan por primera vez a un país nuevo.

No obstante, siempre y cuando estés abierto a entablar conversaciones y compartir más tiempo con tus compañeros de clase o de trabajo realizando diferentes actividades, tendrás un nuevo grupo de amigos. Un grupo que antes de que te des cuenta empezará a ser parte de tu familia.

5. Beneficios financieros

Los países europeos invierten en sus sistemas de educación superior para ayudar a que la educación sea asequible para todos los  estudiantes, manteniendo altos estándares de calidad. En la mayoría de países de Europa, las tasas de matrícula y los costos de vida son más bajos respecto a otros países.

De hecho, en algunos países europeos existen planes de financiación para estudiantes e investigadores extranjeros. Hay muchas opciones de becas y apoyo financiero disponibles. Un ejemplo es el programa Erasmus, que te proporciona ayuda económica para que estudies un semestre o el año entero en el extranjero.

6. Aprender a administrar el  presupuesto.

Mudarte al extranjero puede ser la primera vez que realmente estés solo y empieces a vivir como una persona independiente. Por lo tanto, supone un gran paso para aprender a ahorrar. Especialmente si se trata de una moneda diferente a la que usa en tu país natal, definitivamente te hace ser más consciente de cuánto puedes gastar, y qué cosas tienen más prioridad que otras.

Una de las mejores cosas que puedes hacer para ahorrar dinero es compartir un departamento con otros compañeros. Una de las mejores plataformas para hacer esto es SpotAhome y HousingAnywhere. Esto puede ayudarte a ahorrar en gastos, y pagar junto con tus compañeros de piso  los servicios públicos y los gastos comunes.

En definitiva, mudarte a vivir a otro país es una gran experiencia tanto en el terreno académico como en el personal, los estudiantes se enriquecerán culturalmente tras conocer otros países y estar en contacto con personas de diferentes nacionalidades.

Es una oportunidad que todos los estudiantes deberían experimentar alguna vez en la vida. Estudiar en Europa, ya sea un año escolar o una temporada más o menos larga de estudio fuera de tus fronteras te formará como persona, te preparará para el futuro y cambiará tu vida por completo.

Related posts
Estudiar en el extranjero solo tiene ventajas y nos ofrece desde la oportunidad de conocer nuevas culturas y otras formas
Cuando tenemos que buscar empleo por primera vez, no es ningún secreto que destacar sobre los demás es de vital
¿Alguna vez has sentido que tus estudios no te están dando suficiente perspectiva global? ¿O suficientes habilidades para la vida

Leave a Reply

Your email address will not be published.